Síguenos en:

Los primeros 50 años de vida artística de Ramón Avilés

December 18, 2017

¿Dónde estás, dónde estás Yolanda?…corría agosto de 1968 cuando Manuel “El zorro Jiménez”, hermano de Panchito Jiménez primera voz del Conjunto Fiesta Criolla, le entrega la letra del bolero “Yolanda”, disco que vendió más de 50 000 copias en solo veinte días en nuestro país, marcando, de esta forma, un récord de venta musical.

 

Ramón Avilés Isuzqui, más conocido como “El bolerista de América”, en su niñez se crio entre bardos y bohemios, al ser hijo de la primera guitarra del Perú, don Óscar Avilés Arcos y primo de Arturo “Zambo” Cavero. Su inquietud por la música lo hizo participar  – y ganar –  todos los concursos de canto que realizaba su colegio José Martí de la Unidad Vecinal N° 3, donde estudió su primaria.

 

Recuerda con nostalgia que de muchacho cantaba en su casa el vals criollo Alma Mia, “El día que te olvides Alma Mía, tal vez será…y que su madre doña Rebeca lo corregía gritándole “Eso no se canta así”, ya que ella también cantaba valses.

El recordado Enrique  Lynch, músico argentino, radicado en nuestro país, lo escucha cantar y lo contacta con el maestro Mario Cavagnaro quien finalmente lo contrata como artista exclusivo de la industria Sono Radio en el género de música criolla. Con ese género se editaron tres discos.

 

Luego el empresario Jehu Calonge lo escucha tararear un bolero del cubano Roberto Ledesma y lo motiva a cantar los temas “Dónde estás corazón” y otros de Manzanero, volviéndose bolerista. Es así que Sono Radio lo envía a participar en el festival de Trujillo en el año 1967 cantando el bolero “Te esperaré” del compositor peruano Erasmo Díaz, ocupando el 2° lugar de música internacional.

 

Luego se internacionaliza, llevando sus temas a muchos países de Latinoamérica, Norteamérica y Europa, siendo invitado en el año 1972 por Rogelio Martínez, director de la casi centenaria Sonora Matancera a varias presentaciones en la ciudad de Nueva York en Estados Unidos, cantando los boleros “Señora, Cuando salí de Cuba y Volveré”.

 

Ramón Avilés cambió el estilo del bolero en el Perú, antes que él, Lucho Barrios, Pedrito Otiniano y Jhony Farfán, se hacían acompañar con guitarra, pero gracias a los arreglos del recordado pianista y compositor Manolo Avalos, sus temas los interpretó con acompañamiento de sonora tipo matancera, por lo que el compositor Hugo Almanza Durand, decía que los boleros de Ramón eran singulares, unos lamentos con ritmo.

 

Este año Ramón Avilés cumple 50 años de trayectoria artística, motivo por el cual viene  recibiendo diversas condecoraciones por su brillante carrera. El 14 de abril el Congreso de la República reconoció su labor musical, de igual forma la Corte Superior de Justicia, dándole el título de Ciudadano de Oro. El programa “Una y Mil Voces” conducido por la cantante criolla Esther Dávila “Bartola” lo homenajeó – además – por sus más de 400 canciones grabadas. Este 28 de octubre la Asociación de Periodistas Municipales del Perú lo condecorará también.

 

Cabe mencionar que en momento de soledad escuchó un mensaje en el programa “Club 700”, el cual motivó su vida para un encuentro personal con nuestro señor Jesucristo, pero como bien dice la palabra de Dios: “Todo tiene su tiempo”, “Todo cambio en la vida es un proceso” y es así, que; actualmente se encuentra en la búsqueda de ese proceso compartiendo con su público lo que Dios está haciendo por él.

 

Por esa razón tiene dos producciones cristianas, la primera denominada, “Un nuevo amanecer” y posteriormente “La razón por la cual vine a Cristo”, además de temas como “Ni perdón ni olvido”, “Noche azul” y “Cincuenta años”. No dejando de cantar, claro está, sus temas clásicos como “Resignación” y Cabellitos de mi madre” que lo consagraron a la fama internacional y que su público recuerda con afecto y los solicita en cada presentación.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

INTI DIPLOMATIC S.A.C. Copyright © 2016

Auspiciadores